Skip to main content
  • Mon - Fri 9:00 am to 6:00 pm

Las Tres Habanas

Para nadie es un secreto que cada ciudad esconde dentro de sí a muchas ciudades, cada una con sus propias voces, sesgos e historias. Precisamente aquí hablaremos de cómo la Habana se divide en tres ciudades, claramente diferentes, y a la vez coincidentes en una sola.

  • La Habana Histórica
  • La Habana Cotidiana
  • La Habana Oculta

Antecedentes

La fundación de la Villa de San Cristóbal de la Habana, como todos sabemos, tuvo lugar el 16 de noviembre de 1519. Según la historia que consta por oficial, bajo una ceiba ese día se reunió el reducido gobierno ciudadano (llamado cabildo) y se celebró la primera misa, donde le fueran entregados al cabildo los fueros y demás documentos requeridos que acuñaban, por así decir, el nacimiento de la nueva villa.

No obstante, según recientes investigaciones llevadas a cabo por el escritor norteamericano Dick Cluster, autor junto a Rafael Hernández del libro “La Historia de la Habana”, esto tiene mucho de mito y consenso, ya que la realidad aparece bajo una curiosa afirmación, que nuestra ciudad ya existía desde hacía alrededor de 5 años y ocupaba un lugar diferente, en las inmediaciones de Playa La Mora, actual municipio de Güines, provincia Mayabeque. Aunque no es posible precisar exactamente el año, muchos historiadores coinciden en que tuvo lugar un 25 de julio, día que se consagra a San Cristóbal, ya que como era costumbre en la época, se nombraba a las villas de acuerdo al santo que coincidía en fecha.

A lo largo y ancho de la geografía habanera se estratifican varias formas de vivir y relacionarse con la ciudad. Invariablemente marcadas, como todas las poblaciones de la historia, por su arquitectura, su trama urbana, pero, sobre todo, por cómo se relaciona con el entorno construido la vida de cada uno de sus protagonistas capitalinos.

Entonces no queda otra opción para los habaneros que conocerlas y reconocerse en cada una de las tres Habanas por la relación que hayan tenido con ellas, como un diálogo muy íntimo, entre ellos y su ciudad.

La Habana Histórica

Siempre se ha mirado la historia a través de la antigüedad de La Habana Vieja con su arquitectura colonial y sus fachadas y columnatas. Es un lenguaje espacial muy

singular, con trazados urbanos estrechos e irregulares, con perspectivas hacia cada una de las 5 plazas que eran el centro de toda actividad (de Armas, San Francisco, de la Catedral, Plaza Vieja y del Cristo), y una docena de pequeñas plazuelas, casi siempre asociadas con la ubicación de las iglesias (del Ángel, de Belén, de la Merced y otras).

No obstante, la clasificación de Habana Histórica la integran también aquellas zonas donde el Movimiento Moderno de la arquitectura tuvo en Cuba, y precisamente en La Habana, uno de sus más grandes y hermosos ejemplos en América Latina. Esta Habana moderna es trascendental y casi irrepetible. Sus mayores exponentes inician en la década del 30 del pasado siglo, para continuar durante los años 40 y 50. Los arquitectos protagonistas de este nuevo empeño lograron integrar y compilar, tanto las influencias del Movimiento Moderno como las cualidades de la cubanía patrimonial, en un genuino producto arquitectónico.

La ciudad histórica, tanto la antigua y colonial, como la moderna que se erigió hasta el año 1959, ha dejado huellas imborrables no solo en el entorno construido, sino en la identidad social del habanero. Hablamos entonces del Vedado como símbolo, a veces, de lo más desarrollado del país inclusive, y de la Habana Vieja como punto de reunión de todo lo que tenga que ver con el turismo, la parte de la ciudad que vende, más como un producto que como ciudad.

Precisamente podemos observar la calle San Lázaro, en el tramo desde Infanta hasta la Colina (Calle L), como de un lado tenemos al Vedado con su cuadrícula perfecta, de manzanas de 100 por 100 metros, mientras que del otro acontece Centro Habana con su trazado más irregular, siendo esta zona una perfecta imagen de una transición entre épocas, una fotografía de como La Habana Histórica fue dando paso a su sucesora.

La Habana Cotidiana

Es dado llamar así a la ciudad que más conoce y donde más profundamente entierra sus raíces el habanero hoy en día. Es la Habana de los edificios de microbrigadas, de los 12 plantas; la Habana de las tipologías Gran Panel 4, los Bloques habitacionales, los multifamiliares tipo Sandino y los famosos edificios de 5 pisos. También es la ciudad donde se poblaron muchas zonas antes exclusivas por quienes no eran propietarios, posteriormente a la estampida de estos después del 1ro de enero del 59.

La construcción de urbanizaciones en diversas áreas de La Habana se llevó a cabo en el más puro estilo soviético, haciéndolos ver como si no fueran verdaderos, y en vez de barrios en La Habana, parecieran salidos de Kiev o Moscú. El ejemplo más significativo es el de Alamar. Además, las distribuciones de Alberro, San Agustín, el Reparto Bahía, el Eléctrico y otras similares se han construido con este estilo. Es una Habana diferente, pero es, con diferencia, la más grande de las tres. Precisamente en Alamar se encuentra la piscina que fue en su momento la más grande de Latinoamérica. Con unos 5000 metros cuadrados, la Piscina Gigante fue un proyecto enorme construido en la década del 80. Grandes molinos de viento cercanos formaban parte del mecanismo que permitía vaciar y llenar la piscina, y un sistema de recirculación de agua renovaba su contenido cada noche. Como es sabido, esta instalación colapsó al mismo ritmo del campo socialista, aunque para ser justos, la llamada Tormenta del Siglo en marzo del año 1993 le dio el golpe de gracia a tan singular espacio.

La Habana Oculta

Por último, hablaremos de esta parte de la ciudad que no tiene forma definida. A decir de muchos urbanistas y sociólogos es “La Habana detrás de La Habana”. Es la de los solares, la de los albergues, la de los “llega y pon”, pero también la de los asentamientos insalubres. No tiene lugares precisos (aunque podemos encontrar sus ejemplos más predominantes en lugares como El Fanguito, y Romerillo). Es aquella que transcurre por detrás de las otras dos y que extiende a sus hijos por todas las capas de la vida habanera.

Lo curioso de esta ciudad oculta, es que podemos encontrarla tanto al centro de manzanas de barrios más elitistas a priori, como el Vedado o la Víbora, pero también la conforman algunos lugares llamados “suburbios”, al uso inverso de la etimología de esta palabra en otras latitudes. En estos barrios habaneros no resulta raro encontrar casas construidas con chapas, pisos de tierra y gravilla, sin instalaciones sanitarias y con pésimas condiciones de higiene y salubridad. Es la ciudad de los que llegan de otras provincias, desechando incluso mejores condiciones habitacionales, a cambio de una posible mejora laboral, o de oportunidad de negocios. Porque sí, a veces el destino en otras provincias es aún peor.

Sin embargo, esta Habana es la que más limpia conserva la chispa primigenia de la creación, pues más allá de necesidades y carencias, su forma obedece a la necesidad imperiosa de SER, de VIVIR y de EVOLUCIONAR dada por sus creadores, nativos o llegados desde disímiles partes del país, de la misma manera a la que se han formado las grandes metrópolis de la Historia.

Tres Preguntas Importantes

Hemos observado que las tres Habanas tienen diferentes características, pero también les han llegado a los habaneros de diferentes maneras. Su relación con ellas varía entonces, ya que la primera les fue HEREDADA, la segunda les fue IMPUESTA y la tercera la han CREADO. Aunque cada una se parece a su época, esto nos deja con tres interrogantes:

  • ¿La Habana que han creado es peor o mejor que la que les antecedió?

Una pregunta que cada uno (sin importar sus orígenes) debe responder en su interior.

  • Hay una Habana que les fue impuesta ¿Quiere decir esto que esta parte de la ciudad carece de valores?

Desde el punto de vista arquitectónico y patrimonial tiene muchísimos valores. Es una ciudad muy conectada a nivel urbano y sobre todo a nivel social. Los recorridos citadinos son especialmente impactantes al ir saludando cada una de las tres Habanas a nuestro paso. Es una singular lección de vida y evolución, contada por su arquitectura y sobre todo por sus habitantes. Lo más crucial es que en un futuro el habanero debe ser capaz de mirarse en un espejo, y aceptar cada una de sus Habanas como partes de su historia, formadoras por excelencia de lo que sea ese día.

  • Finalmente, ¿Cómo lograr que, sin importar su tipología arquitectónica, la forma de sus fachadas o sus características sociales, sean perpetuados en cada una de ellas los valores fundamentales que definen al habanero?

La Habana es sinónimo de empuje, de valentía. Su historia nos enseña a moldear nuestro presente a nuestra forma, de reinventarnos en cada lugar donde lleguemos, y no aceptar nada menos que la felicidad para nosotros y nuestros justos esfuerzos.

Entonces, habanero o habanera: sin importar donde estés, ya sea en Los Sitios de Centro Habana, en el Triana de Sevilla o en el estilizado Coral Gables, te aseguro que tienes grabada en tu corazón esa respuesta:

SIENDO LIBRES

© 2024 Eastern Engineering Group escribió y publicó este artículo. Todos los derechos reservados.

Comparte:

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar


Entradas recientes



Eastern Engineering Group está firmemente establecido en la entrega de servicios y productos de alta calidad, mientras los mejora constantemente. Con esto en mente, nos esforzamos por identificar y cumplir con los estándares de calidad que prevalecen entre los clientes, considerando sus prioridades.

Síganos


Engineering Consulting Services in Miami

Nuestros Ingenieros Estructurales de Miami en Eastern Engineering Group le brindarán el más alto nivel de servicio al cliente, desde asistencia administrativa hasta la interpretación compleja del Código de Construcción de Florida y los requisitos específicos del Proceso de Inspecciones de Edificios.

building moments