info@easterneg.com
(305) 599-8133
Mon - Fri 9:00 am to 6:00 pm
3401 NW 82nd Ave, Suite 370, Doral, Florida 33122
Ingeniera estructural

Primera mujer ingeniera estructural en EEUU

Primera mujer ingeniera estructural en EEUU

Reconociendo el legado de Ruth Gordon Schnapp

¿Has oído hablar del ícono del mundo de la ingeniería estructural Ruth Gordon Schnapp? Menos conocida hoy de lo que se merece por su brillante trayectoria profesional, la asombrosa estadounidense Ruth Gordon Schnapp marcó, sin duda, un hito imperecedero en la historia de la ingeniería estructural en los Estados Unidos. Una reciente investigación realizada por la presidenta de nuestra empresa, Raissa López, sacó a la luz su notable desempeño en nuestra industria durante la segunda mitad del siglo XX. Su legado debe difundirse entre las nuevas generaciones de ingenieros y arquitectos, para continuar dándole su merecido reconocimiento en una industria que ella misma ayudó a construir. ¡Después de todo, ella fue la primera mujer ingeniera estructural en los EE. UU.! Profundicemos un poco más y aprendamos sobre este ícono histórico.

Perseverar ante el rechazo

Hija de inmigrantes lituanos, Ruth Gordon Schnapp enfrentó el prejuicio, la subestimación y el rechazo en muchas áreas del sector empresarial dedicados a la construcción. Desafortunadamente, muchos no aceptaron a una mujer ingeniera entre sus trabajadores. Tampoco le ofrecieron la oportunidad ni el respeto que se merecían. Pero eso no disuadió a Schnapp de perseguir sus sueños. ¡Con gran voluntad y perseverancia, la Sra. Shnapp rompió todas las barreras discriminatorias que intentaron interponerse en su camino! Ahora se ha convertido en un nombre imprescindible en la historia de la ingeniería estructural en Estados Unidos; y se le acredita como la primera mujer ingeniera estructural en los EE. UU. ** ¡Chasquidos de dedos! **

Pasión por las Matemáticas

Nacida el 19 de septiembre de 1926 en el estado de Washington, Ruth Gordon Schnapp mostró desde muy joven una destacada capacidad de aprendizaje y un especial interés por las matemáticas. En primer grado se destacó por dominar más conocimientos que el resto de sus compañeros; mostrando simultáneamente una impecable escritura y dicción en la lectura. Schanpp diría que ella “guardó su tarea de matemáticas para el postre porque fue la más divertida”. Su fuerte preferencia por los números, el conteo y el cálculo llevó a la joven a matricularse en Ingeniería Estructural en la Universidad de Stanford. Más tarde explicaría en vida cómo eligió esa carrera en concreto tras enterarse de que estaba muy ligada a las matemáticas. ¡Y qué pareja hecha en ingeniería, cielo!

 

Ingeniera estructural

Image By Milenio.com

Primera Ingeniera estructural en California

Schnapp inicialmente se graduó de Ingeniería Civil en 1948. Posteriormente, completó su maestría en ingeniería estructural en la Universidad de Stanford en 1950. ¡Schnapp fue notablemente la única mujer en obtener dicho título en los EE. UU. en ese año! La vida inicial de posgrado no era lo que Schnapp esperaba al principio. Los empleadores podían rechazar a las mujeres sin una razón o explicación real, pero esto no disuadiría a Schnapp de unirse a la industria que tenía en mente. Después de ser rechazada por varias empresas de construcción que no aceptaban mujeres ingenieras en su fuerza laboral, logró comenzar a trabajar en una oficina de ingeniería estructural de San Francisco. ¡Finalmente, una oportunidad para brillar! ¡Isadore Thompson era su boleto de oportunidad!

Dada la oportunidad

Thompson era el ingeniero que dirigía la empresa de contratación. A Thompson no le preocupaba el sexo de Schnapp ni si ya tenía suficiente experiencia. Explicaría que “no le importaba si ella era verde, siempre y cuando pudiera hacer el trabajo”. Apasionadamente dedicada a la profesión, Schnapp supo ganarse rápidamente la admiración de su jefe. Thompson la contrató originalmente para supervisar la construcción de un hospital en el sur de California. Adicionalmente, sus primeros trabajos se enfocaron en el diseño y construcción de edificios escolares más resistentes a los terremotos. Posteriormente, esto le abrió la puerta para obtener una licencia de ingeniería estructural en 1959. En ese momento, ¡Se convirtió en la primera mujer en obtener una licencia de ingeniería estructural en el estado de California! ¡Ruth Gordon Schnapp había hecho historia! Pasarían otros 20 años antes de que cualquier otra mujer tuviera la misma licencia.

 

Ingeniera estructural

Image By SFWeekly

Proyectos más significativos

Schnapp ejerció su carrera durante más de cuatro décadas; priorizando la mejora de la seguridad estructural y la resistencia de hospitales, escuelas y otros edificios públicos. Más allá de su alta cualificación profesional y carácter afable, la vehemencia con la que defendía sus ideas y proyectos, hizo que su nombre fuera ganando notoriedad en el mundo de la construcción a nivel nacional. Entre la larga lista de proyectos que dirigió Schnapp, la Biblioteca Pública de San Francisco, el Museo de Arte Asiático y el Hospital General de San Francisco son obras significativas que se destacan admirablemente. Aparte del hecho de que ella ya se destaca, naturalmente, allanando el camino para que otros sigan su ejemplo como la primera mujer ingeniera estructural en los EE. UU., estaba influyendo en toda la industria, al tiempo que demostraba que era más que capaz de trabajar en proyectos de todos los tamaños y estaturas. ¡Vaya niña!

Activista social

Schnapp fue nombrada la primera mujer miembro de la Asociación de Ingenieros Estructurales del Norte de California en 1953. ¡Una vez más rompiendo el molde! Además, también fue la primera mujer representante en ocupar el cargo de presidenta del Consejo de Ingeniería del Área de la Bahía en 1982-83. En reconocimiento a esto, Schnapp recibió un Premio de Ingeniero Eminente Tau Beta Pi en 1995; ¡la segunda sociedad de honor universitaria más antigua de Estados Unidos!

En 1980 participó en una manifestación a favor de la igualdad de género en la Bolsa de Valores del Pacífico. La Bolsa de Valores del Pacífico se creó en 1957 cuando la Bolsa de Valores y Bonos de San Francisco se fusionó con la Bolsa de Petróleo de Los Ángeles. ¡Schnapp en realidad se encadenó al edificio durante varias horas en protesta, defendiendo sin miedo su posición, por la igualdad! ¿Te imaginas encadenarte voluntariamente a un edificio? ¿Hubieras hecho lo mismo para defender tus creencias?

Ingeniera en su núcleo

Curiosamente, Schnapp no ​​estaba preocupada por la posibilidad de ser arrestada por allanamiento de morada en ese momento. Estaba más preocupada por la gran pancarta de 80 pies que bloqueaba ambas salidas que decía: “Dow Jones Up, Women’s Rights Down. ERA Now”, que fue colgada del edificio por sus compañeros manifestantes. “Quería que me arrestaran por allanamiento”, explica, “no por violar los códigos de incendios”. ¡Una verdadera ingeniera hasta la médula! De ahí en adelante, ya no hubo foro público donde no denunciara con firmeza la discriminación contra la mujer en las más disímiles esferas de la sociedad; especialmente en cuanto al derecho a ejercer los mismos trabajos que los hombres. Era cuestión de tiempo.

Epílogo de una vida fructífera

Schnapp también trabajó para las empresas de ingeniería Bechtel y Western Knapp antes de comenzar su carrera de 29 años en el estado de California. Además de esto, incluso probó su mano en el mundo del emprendimiento. En 1984, Schnapp abrió su propio negocio, Pegasus Engineering, y se retiró en 2001. Después de jubilarse a la avanzada edad de 75 años, Schnapp recorrió casi todo el país; dando conferencias, visitando escuelas, universidades, organizaciones benéficas, hospitales, bibliotecas y nuevos sitios de construcción.

Inspiración continua

En su largo recorrido, y a pesar de su apretada agenda, aprovechó para reunirse con grupos de niñas y jóvenes, a quienes animó a estudiar carreras de su interés. “Me interesé mucho en ayudar a las mujeres y alentarlas a asegurarse de estudiar matemáticas y ciencias”, afirma Schnapp. Ella no solo ayudó a construir edificios también ayudó a dar forma a los sueños. Su pasión por la comunidad fue otro de sus admirables rasgos a reconocer. El Libro de récords mundiales y logros de mujeres honra adecuadamente a Ruth Gordon Schnapp, solo para agregar a su lista de logros.

Dejando atrás un legado

Al fallecer el 14 de enero de 2014 en su amado estado de California, Ruth dejó un legado que ocupa un lugar destacado entre las mujeres. No sólo influyó en la construcción de proyectos increíbles, Schnapp sin duda ayudó a allanar el camino de otras mujeres para seguir sus pasos. Su intrépida lealtad y dedicación a sus creencias es una verdadera inspiración dentro y fuera del mundo de la ingeniería.

Nombres notables adicionales para honrar

Nos convendría tomarnos un tiempo para mencionar algunas figuras adicionales que han ayudado a escribir la historia de las mujeres. Por ejemplo, Emily Roebling, una ingeniera de campo, quien con su conocimiento técnico y su trabajo edificante hizo una contribución decisiva a la finalización del famoso Puente de Brooklyn en 1883. Edith Clarke es igualmente notable; la primera mujer en seguir la carrera de Ingeniería Eléctrica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, y creadora de la famosa calculadora Clarke. (La calculadora en la que es extremadamente útil para la operación eficiente de las líneas de transmisión eléctrica). Aunque distribuidas entre diferentes campos de la industria, todas estas mujeres tenían una cosa en común. Dedicación a sus sueños, pasión, y falta de voluntad para aceptar simplemente un “no” como respuesta.

Momento de Gratitud

Queremos aprovechar amablemente este momento para agradecer a estas mujeres. Ya sea que se trate de la primera mujer ingeniera estructural en los EE. UU. o la primera futura presidenta, la resiliencia, la determinación, la fuerza y ​​la dedicación son sólo algunas de las cualidades necesarias que debes poseer, junto con la falta de voluntad para aceptar simplemente un “no” como respuesta, por supuesto. Pararse frente a la adversidad y desafiar las probabilidades esperadas requiere un coraje que no todos poseemos. Afortunadamente para las mujeres en la industria de la ingeniería estructural, Ruth Gordon Schnapp mostró todas estas características y más, y ayudó a dar forma a la industria que conocemos hoy. Nuestro agradecimiento es infinito, tanto para ella, como para todas las mujeres que ayudan a allanar el camino a las siguientes generaciones. ¡Gracias, a estas heroínas!

 

© 2022 Este artículo ha sido escrito y publicado por Eastern Engineering Group. Todos los derechos reservados.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments